Para nostálgicos

Estándar

1384344_10151917865688676_1749560472_n

Hace unos días escribí esto en las redes sociales y me gustó tanto la sensación de rememorar este importante momento de mi vida y tuvo tan buena acogida entre mis compañeros que quiero compartirlo con vosotros

Por estas fechas, hace ya 10 AÑOS, algunos pusimos por primera vez un pie en la Universidad para salir por la puerta de la Facultad de Comunicación, UPSA, licenciados en 2008. Experiencia que nos gustó tanto a algunos que poco después la alargamos un par de años más con otro titulito bajo el brazo. Aunque han tardado en dar sus frutos pero, sin duda, han valido la pena.

Qué razón tenía mi padre cuando, sabiamente y con conocimiento de causa, me decía: “Los años de estudiante son los mejores, aprovéchalos”. Y es que ahora siento envidia de los que comienzan, por muy inmaduros e inocentes que parezcan, porque su vida comienza ahora: les esperan un sin fin de experiencias inolvidables, muchas de ellas se crearán en fiestas que pueden durar días; amores que sólo el tiempo puede categorizar y amigos que, con suerte, les acompañarán el resto de sus vida, hasta con distancia de por medio; y con el mayor problema de aprobar al final del trimestre, lo que hoy parece el fin del mundo llegará un momento en un futuro próximo en el que deseas que esa fuera tu mayor preocupación.

Con esta vista a un tiempo pasado mejor quiero celebrar la primera década de una generación que hacía las fiestas de las facultades en el barrizal que se creaba en Salas Bajas; pioneros en tomar 12 gominolas en la Noche Vieja Universitaria; los que tuvieron que ir a clase 5 años para acabar la carrera y, a pesar de ello, muchos tuvieron que volver resignados a casa de sus padres; más concretamente, la promoción a los que nos quitaron una útil asignatura por la optativa obligatoria de hechos religiosos; los últimos encargados de la gala de la facultad en sus fiestas, la que se cambió de fecha porque desgraciadamente coincidió con el 11-M; los que tuvimos que estudiar los medios de comunicación de Japón para aprobar Estructura porque el examen no era un trivial (la única que me quedó en toda la carrera, por cierto); los últimos privilegiados en recibir una clase magistral del gran Arturo Merayo, que nos ayudó a perder el miedo al ridículo haciendo la gaviota sobre la mesa de un aula, además de aprender de las dotes interpretativas de Alfonso Mendiguchía a la hora de enfrentarnos a dar un discurso en público; jamás olvidaremos la maleta cargada de libros del entrañable Pepe Ramos; Sin duda, se conmemora el décimo aniversario del comienzo de una promoción atípica, de la que me siento orgullosa de haber formado parte durante los que han sido los mejores años de mi vida

Nos leemos.

Nuky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s