¡Páseme la sal, jefe!

Estándar

He pasado de no ir a una cena navideña de empresa  nunca en mi vida, por no tener trabajo como es lógico, a enlazar unas con otras. Sin duda una experiencia nueva para mí,  porque no es una quedada al uso con amigos o familia. No sólo es ir divina de la muerte sino que también hay que cuidar los modales más que nunca, elegir bien los temas de los que se va a hablar y, sobre todo, tener cuidado con el alcohol, y más los que bebemos como mucho una vez al año.

Es buen momento para dejar las tensiones laborales a un lado, disfrutar de una rica comida en el restaurante que el jefe considere y compartir buenos momentos, entre los que pueden estar el brindis del jefe o esos subidones de bailoteos.  Lo importante es disfrutar estos días con los compañeros, que no todo va a ser trabajar.

Nos leemos

Nuky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s