El destino y sus caprichos

Estándar

Imagen relacionada

Tomando la rotonda

Pasaron horas hablando de la pasión que corría por sus venas. Profesional y oficiosamente la escritura les unía como la tinta impregna el papel. A pesar de todo el tiempo que compartieron él se refugió en las palabras escritas para no decir las que sentía.

En el coche, cuando ella se disponía a tomar la rotonda para reunirse con el amigo que les presentó, fue cuando se armó de valor y dijo: “Sé que no es el mejor momento, y espero que no te moleste, pero tengo que decirte que me gustas”. Y así empezaron a escribir su propia historia.

Nuria V. 

Y esa historia que parecía imposible, por la distancia y horarios incompatibles, se ha transformado en un amor de verano de cuatro años.

Cuatro años, una cifra que, en mi caso, supera todos los récords.

Cuatros años en los que he sido la ganadora cada día

Cuatro años que vamos a celebrar con una escapadina

¡Feliz cuarto aniversario, peque!

Nos leemos multiplicándolos por diez

Nuky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.