Publicado en freelance

Mi experiencia como profe

Hay todo tipo de profesores. Ya sea en el colegio/instituto o en la universidad han pasado por tu vida varios prototipos de profesionales de la enseñanza.

A pesar de ser diléxica, soy una persona a la que me le gusta formarse. Aunque he de reconocer que fue en la carrera cuando empecé a disfrutar de aprender materia que me interesaba (no abriremos el melón de que ahora no me vale de nada lo invertido en 7 años de mi vida). Y con dos títulos universitarios he sigo actualizándome porque mi trabajo está en constante evolución, pero me presta hacerlo.

Pero ahora he tenido la grandísima suerte de poder ver la enseñanza desde el otro lado y estoy encantada con esta nueva faceta. Confieso que después de callar al síndrome del impostor en el que creo que no sé nada, así que de qué co** voy dando lecciones. Pues ahora que no nos escucha nadie, os puedo confesar que me está apasionando casi más que la gestión de redes sociales.

Las redes sociales es un trabajo constante y que lleva tiempo, tanto de cara a la audiencia como a ojos de mis clientes. Pero cuando doy formaciones de dos horas, incluso una mentoría personalizada, veo como la cara de los alumnos cambia (incluso con mascarilla) porque les estás abriendo los ojos a un mundo lleno de posibilidades. Te sorprendería la cantidad de cosas que conoces y crees que todo el mundo sabe, pero es canela en rama para otros.

Se puede llegar a pensar que estoy cometiendo un error explicando cómo hacer mi trabajo porque esa gente nunca me contratará.

Lo primero, esos cursos o mentorías tienen un precio. Puntual, cierto, pero si gusta seguro que vuelvo. Y lo segundo, las personas que acuden a esos cursos son autónomos o pequeños empresarios que no pueden contratar a un profesional, por lo que no son mi público objetivo desde ese prisma. Teniendo eso claro, que menos que ayudarle con lo que puedo, ¿no?

Pero lo que sí ocurre es que todos salen con una nueva percepción de mi trabajo y dando un valor a lo que hago. Y puede que ahora no, pero cuando puedan cuenten conmigo porque saben cómo trabajo y que ellos no tienen tiempo de invertir el tiempo que requiere para hacerlo bien.

Desde aquí doy gracias a mi inseparable Jesús Castrillo que me dio el pase a la Cámara de Comercio de León. Y a mi siamesa Sara de Miss Ampel con la que hemos hecho un equipo para dar formaciones a tres de marketing, redes sociales e imagen desde un prisma realista, humanizada y con estrategia.

Si ya has sido mi alumno/a te animo a hacer pública tu experiencia por las redes sociales. Y si aún no nos hemos visto las caras y no entiendes la tecnología que te rodea para ponerla a favor de tu proyecto, recuerda que ofrezco mentorías personalizadas para darte unos buenos tips en redes sociales.

Nos leemos o no vemos. ¡Adiós, adiós!

Autor:

Las letras han ido escribiendo mi camino. Ya desde pequeña odiaba que me llamaran Nuri, así que con una pequeña modificación me convertí en Nuky. Y es que por cuestión de otra simple letra, es decir, pertenecer a la 'Generación Y' (1985), conocidos como 'Milenials' o 'generación perdida', en vez de la 'X' formo parte de ese amplio grupo de personas de sobra preparadas pero con muy pocas opciones para hacernos valer. Pero, al igual que reinventé mi nombre, he ido reescribiendo mi trayectoria profesional empezando como copy publicitaria, pasando por periodista, llegando a convertirme en una experta de marketing digital. www.nuky.es

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.