Publicado en Personal

Esa sensación de déjà vu

Un 8 de julio de 2015 tuve mi primera experiencia laboral viviendo en León.

Hoy, justo cuatro años después, vuelve a ser mi primer día.

Durante los meses de larga espera de una oportunidad como ésta me he ido preparando.

Así que cruzo los dedos para no liarla parda.

Que me guste el ambiente.

Y acostumbrarme a la nueva rutina rápidamente.

Porque si algo he aprendido en este tiempo, aunque por desgracia hace mucho que lo sé, es que hoy en día tener trabajo es como que te toque la lotería.

Y cobrar a fin de mes es para ponerse a bailar.

Así que estoy muy agradecida por esta oportunidad.

Y ojalá que la experiencia sea tan gratificante para ambas partes que no quede en un trabajo de verano.

Aunque lo que está claro es que voy a coger con muchas más ganas el viaje a Nueva York de octubre, que me lo respetan como mis vacaciones.

Nos leemos sin espacio en el curriculum.
Nuky