Publicado en Personal

5 Tips para emprender

Que debes tener en cuenta cuando decides dar el paso de ponerte por tu cuenta.

Yo he tomado la decisión de emprender hace dos días, como quien dice. Concretamente, mes y medio. Casualidades de la vida mi último post de 2020 fue el 14 de julio y exactamente un año después fue el día que me di de alta como autónoma.

Puedes creer que quién soy yo para dar consejos a estas alturas. Y no te quito la razón, pero lo que te voy a contar es mi experiencia hasta llegar aquí. Y en mi defensa diré, que puede que solo lleve un mes y medio de manera oficial, pero lo llevo preparando desde hace mucho tiempo y con un buen asesoramiento. Dicho lo cual, si te interesa empezamos:

Ten paciencia con la burocracia

A veces he llegado a creer que el papeleo que hay que hacer para ser autónomo es la primera prueba de fuego para saber si de verdad quieres serlo. Tanto por la cantidad de vueltas que tienes que dar de un sitio a otro.

Como el hecho de entender lo que estás haciendo o para qué lo necesitan.

En mi caso, conté con la ayuda de mi cuñada, que se dedica a esto y me indicó un los pasos a seguir (ECYL – SEPE – Ildefe – SEPE). Algo que no podré agradecerle lo suficiente. Pero también he de decir, que he tenido la enorme suerte que los funcionarios que me han atendido han sido casi siempre muy amables y profesionales.

Pide asesoramiento a las propias instituciones

Como comentaba, yo tenía la ventaja de ir preparada en cada paso.

Pero, aun así decidí contar con la ayuda de una institución como es el Ildefe para que me dieran de alta como autónoma. Y aunque algunos pasos fueron un poco más lentos de lo que yo me imaginaba, y por lo que ellos no podían avanzar, al final todo se ha tramitado perfectamente.

Solicita ayudas

Depende mucho de tu circunstancia personal (edad, sexo, situación, etc.) y las condiciones de las ayudas en ese momento. Las instituciones te informan de ellas, es parte de su trabajo. Ayudarte a empezar: Ya sea con la tarifa plana de la cuota de autónomos durante uno o dos años, según tu edad si es la primera vez que eres autónomo; la capitalización o compatibilizaron de la prestación por desempleo, en mi caso opte por la segunda al no tener que hacer una inversión de local ni de material, y mucho menos personal; según cuando te des de alta habrá algunas ayudas que puedas solicitar por emprender, estúdialas bien…

Contrata un asesor

Se convertirá en tu mejor amigo. Sobre todo al principio. Para empezar, y si es un buen profesional, revisará que todos los trámites de tu alta son correctos. Una vez verificado todo, te enseña a hacer una factura. Yo reconozco que no tenía ni idea de hacerlas. Considero que es algo básico que se debería de enseñar en los colegios, como hacer un currículum o entender la factura de la luz…

Empieza vendiendo

¡Lánzate! No esperes a tenerlo todo perfecto porque nunca lo estará del todo. Empieza por confiar en ti como profesional y vende tu talento. No pierdas tiempo con gestiones que pueden hacer otros por ti y céntrate en lo importante: tu proyecto. En cuanto empieces a conseguir clientes cogerás confianza y todo irá rodado.

Bonus: delega en los profesionales

No lo quieras hacer tú todo por ahorrar dinero, ni aunque lo sepas hacer. Eso te quitará tiempo de lo que de verdad importa: tu negocio. Así que delega la creación de tu web. Delega la gestión de tus redes sociales. ¡Delega!

Recuerda: Ten paciencia.

Nos leemos. ¡Adiós, adiós!

Publicado en Personal

¿Me echabas de menos?

Volvemos a la carga después de un año “sabático”. ¿Pero dónde he estado?

Justo el 14 de julio de 2020, un año inolvidable en la historia, fue mi última publicación. Lo que parecían unas sencillas recomendaciones para pasar el primer, y creíamos que único, verano pandémico terminaron siendo unas pautas que, un año después, siguen vigentes.

Pero, mientras el bicho no nos ha dado opción de echarlo de menos (aunque dudo mucho que ese sentimiento lo procesemos jamás hacia él)…

… Quizá mi ausencia se ha hecho notar un poco. Así que os debo una explicación. Peo si esperas una gran historia llena de aventuras que me impidieran ponerme delante de un teclado, siento decirte que nada de eso. Por no decir todo lo contrario. Ya que he estado delante de un ordenador cada día muchas horas. Y por eso, precisamente no he tenido tiempo para volver aquí.

Desde que creé este blog en 2011, parece mentira que hayan pasado diez años, he publicado semanalmente todos los meses (a excepción de alguno de verano). Por lo que ver como pasaba semana tras semana sin dedicarle un momento me rompía el alma.

“¿Pero estabas tan ocupada?” Si y no. Fundamentalmente, ha sido cosa del horario. Al estar de 8:30 h a 19:00 h con el (odiado) horario partido, se me quitaban las ganas de llegar a casa y encender de nuevo el ordenador. En otras etapas lo hacía sin problema, pero esta última experiencia laboral ya era el cuarto cambio de trabajo en poco más de un año y medio. Estaba cansada. Quería centrarme en el trabajo. Y al final, mi tiempo de adaptación ha sido el año que he estado en la última empresa sin enterarme.

¿Y por qué vuelvo ahora? Primero de todo, porque echaba de menos mi rinche, mi rincón, en el que siempre he podido hablar de todo lo que quisiera con la creatividad publicitaria como apoyo. Y en segundo lugar, porque lo he hecho. He dado el paso. Me he puesto por mi cuenta.

Después de años con la idea rondándome la cabeza vi la oportunidad. Para ello, tuve que renunciar a una tercera renovación y, lo más difícil: creer en mí.

Pero, a pesar de este cambio tan importante para mí, con el que os confieso que estoy FELIZ, voy a seguir siendo la misma, y principalmente la misma profesional. Quizá no me pueda pasar tan a menudo por aquí, pero prometo que mínimo una vez al mes aquí estaré.

Mientras te animo para que me sigas en mis redes, y así la espera hasta volver a vernos no se haga tan larga.

No leeemos. ¡Adiós, adiós!

Publicado en Personal

Cuando quedarse sin vacaciones es una alegría

Si os cuento cómo abandoné junio y como comenzó julio pensaríais que es una historia digna de un guion de Netflix.

Si hace unos días os anunciábamos que quedaban 3 meses para nuestra boda, ahora hay que sumarle 12 meses más y adelantarla un día. ¡Gracias Coronavirus!

Si hace una semana pensábamos en unas vacaciones caseras…

…con unos días tranquilos para estar con los que tanto hemos añorado…

…durante lo que parece que fue otra vida.

El martes me vi con todo el tiempo del mundo para, sin salir de España, recorrermela hasta que los ahorros dijeran.

El miércoles llamó, por casualidad y sin que yo la buscara, la suerte a mi puerta. Y el jueves me vi las caras con ella.

El viernes me quedé sin vacaciones (necesarias después de medio año intenso) y sin tiempo ni para pensar en aburrirme.

Y aquí estamos, con unas ilusiones aplazadas y otras renovadas en cuestión de días.

Nos leemos después de sobrevivir, de nuevo, a la locura que es mi vida.

Nuky

Publicado en Actualidad

Almodovar, me debes un café

Este artículo está lejos de ser una preparación para los premios Goya del próximo sábado 25.

Aunque es cierto que Pedro se ha ganado, una vez más, un lugar destacado entre los nominados con su última película.

Pero como digo, no voy a hablar de los nominados, pero sí de premios.

Porque hay trofeos en forma de justicia como recompensa a tanto esfuerzo.

Para poneros en situación: empecé el 2020 con mal pie, personal y laboralmente…

…un capítulo más por el que Pedro Almodovar debería invitarme a un café con sabor a Cola-Cao, así él seguiría ganando premios y yo podría rentabilizar mi vida, ya que los cambios de mi guion vital me van a sobresaltar de todos modos.

Por suerte el susto personal se quedó en eso, un susto, y la parte laboral que parecía una verdadera faena de cara a los planes que tenemos para este año ha terminado siendo una oportunidad.

Incluso antes de inscribirme en el paro, una vez más, ya tuve dos entrevistas y otra oferta en firme.

Después de unos días de infarto entre más entrevistas con muy buenas sensaciones, ofertas inmejorables, llamadas de más empresas y esperas por cerrar la mejor opción, todo ello acompañado por una constante incredulidad ante esta nueva situación nunca vivida antes, al final, y sin llegar a estar una semana como desempleada (de nuevo he vuelto a demostrar que yo nunca me paro), he conseguido entrar en LA EMPRESA.

Resultado de imagen de integra media

Esa por la que pasaba cada mañana camino al curso del ECYL y me dije:”Algún día estaré ahí dentro”. Y seis meses después lo conseguí con una primera entrevista. Poco después volví a probar suerte para otro puesto. Pero el destino me tenía preparado otro momento.

Este momento, en el que desde el miércoles he entrado a formar parte de una familia joven, innovadora y con muchas ganas de llegar muy alto. Que además me llama Nuky, una victoria más a la hora de recuperar mi identidad en esta provincia que se empeñaba en recortar mi nombre de manera aberrante quitando la “a”.

Así que esperamos que el 2020 siga siendo un año redondo.

Si algo hemos aprendido de esto es que la perseverancia tiene recompensa. Así que cuidado con lo que deseas porque ya se verá…

Proverbio Zen:

Al cumplir los 14 años a un joven le regalaron un caballo y todos en la aldea dijeron: “¡Qué maravilla! ¡El muchacho tiene un caballo!”

Y el maestro zen dijo: “Ya se verá”

Dos años después se rompió la pierna al caer del caballo y todos en la aldea dijeron: “¡Qué terrible!”

Y el maestro zen dijo: “Ya se verá”

Entonces estalló una guerra y todos los jóvenes fueron al frente menos el chico que tenía la pierna destrozada y todos en la aldea dijeron: “¡Qué maravilla!”…

…y el maestro zen dijo:

“Ya se verá…”

Nos leemos

Nuky

Publicado en Personal

Esa sensación de déjà vu

Un 8 de julio de 2015 tuve mi primera experiencia laboral viviendo en León.

Hoy, justo cuatro años después, vuelve a ser mi primer día.

Durante los meses de larga espera de una oportunidad como ésta me he ido preparando.

Así que cruzo los dedos para no liarla parda.

Que me guste el ambiente.

Y acostumbrarme a la nueva rutina rápidamente.

Porque si algo he aprendido en este tiempo, aunque por desgracia hace mucho que lo sé, es que hoy en día tener trabajo es como que te toque la lotería.

Y cobrar a fin de mes es para ponerse a bailar.

Así que estoy muy agradecida por esta oportunidad.

Y ojalá que la experiencia sea tan gratificante para ambas partes que no quede en un trabajo de verano.

Aunque lo que está claro es que voy a coger con muchas más ganas el viaje a Nueva York de octubre, que me lo respetan como mis vacaciones.

Nos leemos sin espacio en el curriculum.
Nuky