Blog

Publicado en Creatividad

Sonríe y grábate un Reel

Una de las primeras cosas que hice cuando emprendí fue crearme unos perfiles profesionales en las redes sociales. Lógicos, ¿no? Al ser Social Media que menos que utilizar mis conocimientos para mí misma y dar visibilidad de lo que era capaz de hacer.

En casa de herrero…

Cuánta razón tiene el refrán de que «En casa de herrero cuchillo de palo». Y es que la gestión de las redes sociales lleva mucho trabajo. Es algo que ya sabía, me dedico a ello. Pero cuando se trata de tus redes, en las que quieres humanizar la marca y tú eres tu propia clienta, la exigencia es muy alta.

El primer Reels que me atreví a publicar me llevó dos días de trabajo. Obviamente no todos llevan el mismo tiempo, pero tampoco consiguen los mismos resultados.

Primer Reels publicado

Mi «éxito» no se podía quedar ahí, así que lo publiqué también en TikTok con la versión larga con la que instagram me puso problemas.

Y es que el manejo de ambas aplicaciones es bien distinta. Lo que para una funciona la otra lo ignora; donde una te da problemas la otra mira para el otro lado, etc.

Así que mi consejo es que recicles todo el contenido posible, ya que tu tiempo y esfuerzo te ha llevado crearlo. Pero lo fundamental, es que antes de empezar analices en qué redes está tu nicho

Houstom tenemos un problema

El problema es que esto engancha. Grabar engancha. Editar engancha. El resultado engancha. Las cifras enganchan. Y no puedes evitar hacer de las tuyas hasta con tu cuenta personal…

Pero este es un arma de doble filo. Da muchas alegrías y el resultado final es muy «pintón». Pero lo que se refiere a la obsesión por las cifras y seguidores hay que andarse con ojo. No hay que olvidar que las redes sociales están para divertirse y aprender. Los profesionales que vivimos gracias a ellas tenemos que tener claro porque están los usuarios en ellas.

Hay que innovar, probar y tener siempre una estrategia de base, pero jamás obsesionarse con los resultados. Y mucho menos cuando son tus propias redes. Dale visibilidad a tu proyecto y disfruta con el proceso.

Y por último, en ningún caso dejes de ser tu mismo por seguir una moda. Las tendencias puede que no vayan con tu filosofía y no te garantizan visibilidad.

Pero bueno, ya que estamos ¿me sigues?

Nos leemos aquí y por las redes.

Publicado en Personal

La oveja negra de una familia de funcionarios

Si te has puesto por tu cuenta o estás pensando en emprender en vez de opositar esto te interesa.

Quizá lo más difícil cuando tomes la decisión sea comunicárselo a los tuyos. Créeme que no todos te apoyarán, pero seguramente es porque no lo entiendan.

Seguro que el comienzo no será fácil. Eso te lo garantizo. Pero también valdrá la pena si eres constante. Eso también lo sé.

Hasta llegar el momento de sentir algo que jamás has experimentado trabajando para otros. Estarás orgulloso de ti y en ocasiones nacerá en ti una energía de empoderamiento que debes aprovechar.

Puede que fracases, pero al menos no te has quedado con la duda de haberlo intentado. No te arrepientas de lo que no has hecho.

Nos leemos. ¡Adiós, adiós!

Publicado en Publicidad

¿Qué hace la figura del Social Media Manager?

El perfil de la persona responsable de las redes sociales es mucho más que el Community Manager y, por supuesto, más que el primo que está todo el día en ellas.

Hay que reconocer la manera de comunicarnos ha cambiado. Por lo que el modo de vender se ha tenido que adaptar y los profesionales del sector también.

Como sabéis, si hace tiempo que me seguís, yo soy una copy creativa reconvertida en Community, pero según he ido adquiriendo experiencia me he ido definiendo como Social Media.

¿Por qué? Porque no solo creo el contenido (gráfico/audiovisual + copy). No solo comparto en las redes adecuadas y en el momento preciso. No solo gestiono la comunidad. No solo promociono las publicaciones con una segmentación eficaz. No solo analizo las estadísticas para saber lo que funciona y lo que no. No solo estoy al día de las últimas tendencias. No solo establezco colaboraciones con influencers. No solo escribo contenido con posicionamiento SEO en los blogs. No solo hago esto. También diseño una estrategia de acción después de hacer una auditoría previa y de crear un plan de marketing con KPIs SMART (objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y dentro de un periodo de tiempo concreto).

¿Crees que te puedo ayudar con tu proyecto mejor que tu primo?

Nos leemos. ¡Adiós, adiós!

Publicado en Personal

5 Tips para emprender

Que debes tener en cuenta cuando decides dar el paso de ponerte por tu cuenta.

Yo he tomado la decisión de emprender hace dos días, como quien dice. Concretamente, mes y medio. Casualidades de la vida mi último post de 2020 fue el 14 de julio y exactamente un año después fue el día que me di de alta como autónoma.

Puedes creer que quién soy yo para dar consejos a estas alturas. Y no te quito la razón, pero lo que te voy a contar es mi experiencia hasta llegar aquí. Y en mi defensa diré, que puede que solo lleve un mes y medio de manera oficial, pero lo llevo preparando desde hace mucho tiempo y con un buen asesoramiento. Dicho lo cual, si te interesa empezamos:

Ten paciencia con la burocracia

A veces he llegado a creer que el papeleo que hay que hacer para ser autónomo es la primera prueba de fuego para saber si de verdad quieres serlo. Tanto por la cantidad de vueltas que tienes que dar de un sitio a otro.

Como el hecho de entender lo que estás haciendo o para qué lo necesitan.

En mi caso, conté con la ayuda de mi cuñada, que se dedica a esto y me indicó un los pasos a seguir (ECYL – SEPE – Ildefe – SEPE). Algo que no podré agradecerle lo suficiente. Pero también he de decir, que he tenido la enorme suerte que los funcionarios que me han atendido han sido casi siempre muy amables y profesionales.

Pide asesoramiento a las propias instituciones

Como comentaba, yo tenía la ventaja de ir preparada en cada paso.

Pero, aun así decidí contar con la ayuda de una institución como es el Ildefe para que me dieran de alta como autónoma. Y aunque algunos pasos fueron un poco más lentos de lo que yo me imaginaba, y por lo que ellos no podían avanzar, al final todo se ha tramitado perfectamente.

Solicita ayudas

Depende mucho de tu circunstancia personal (edad, sexo, situación, etc.) y las condiciones de las ayudas en ese momento. Las instituciones te informan de ellas, es parte de su trabajo. Ayudarte a empezar: Ya sea con la tarifa plana de la cuota de autónomos durante uno o dos años, según tu edad si es la primera vez que eres autónomo; la capitalización o compatibilizaron de la prestación por desempleo, en mi caso opte por la segunda al no tener que hacer una inversión de local ni de material, y mucho menos personal; según cuando te des de alta habrá algunas ayudas que puedas solicitar por emprender, estúdialas bien…

Contrata un asesor

Se convertirá en tu mejor amigo. Sobre todo al principio. Para empezar, y si es un buen profesional, revisará que todos los trámites de tu alta son correctos. Una vez verificado todo, te enseña a hacer una factura. Yo reconozco que no tenía ni idea de hacerlas. Considero que es algo básico que se debería de enseñar en los colegios, como hacer un currículum o entender la factura de la luz…

Empieza vendiendo

¡Lánzate! No esperes a tenerlo todo perfecto porque nunca lo estará del todo. Empieza por confiar en ti como profesional y vende tu talento. No pierdas tiempo con gestiones que pueden hacer otros por ti y céntrate en lo importante: tu proyecto. En cuanto empieces a conseguir clientes cogerás confianza y todo irá rodado.

Bonus: delega en los profesionales

No lo quieras hacer tú todo por ahorrar dinero, ni aunque lo sepas hacer. Eso te quitará tiempo de lo que de verdad importa: tu negocio. Así que delega la creación de tu web. Delega la gestión de tus redes sociales. ¡Delega!

Recuerda: Ten paciencia.

Nos leemos. ¡Adiós, adiós!

Publicado en Personal

¿Me echabas de menos?

Volvemos a la carga después de un año «sabático». ¿Pero dónde he estado?

Justo el 14 de julio de 2020, un año inolvidable en la historia, fue mi última publicación. Lo que parecían unas sencillas recomendaciones para pasar el primer, y creíamos que único, verano pandémico terminaron siendo unas pautas que, un año después, siguen vigentes.

Pero, mientras el bicho no nos ha dado opción de echarlo de menos (aunque dudo mucho que ese sentimiento lo procesemos jamás hacia él)…

… Quizá mi ausencia se ha hecho notar un poco. Así que os debo una explicación. Peo si esperas una gran historia llena de aventuras que me impidieran ponerme delante de un teclado, siento decirte que nada de eso. Por no decir todo lo contrario. Ya que he estado delante de un ordenador cada día muchas horas. Y por eso, precisamente no he tenido tiempo para volver aquí.

Desde que creé este blog en 2011, parece mentira que hayan pasado diez años, he publicado semanalmente todos los meses (a excepción de alguno de verano). Por lo que ver como pasaba semana tras semana sin dedicarle un momento me rompía el alma.

«¿Pero estabas tan ocupada?» Si y no. Fundamentalmente, ha sido cosa del horario. Al estar de 8:30 h a 19:00 h con el (odiado) horario partido, se me quitaban las ganas de llegar a casa y encender de nuevo el ordenador. En otras etapas lo hacía sin problema, pero esta última experiencia laboral ya era el cuarto cambio de trabajo en poco más de un año y medio. Estaba cansada. Quería centrarme en el trabajo. Y al final, mi tiempo de adaptación ha sido el año que he estado en la última empresa sin enterarme.

¿Y por qué vuelvo ahora? Primero de todo, porque echaba de menos mi rinche, mi rincón, en el que siempre he podido hablar de todo lo que quisiera con la creatividad publicitaria como apoyo. Y en segundo lugar, porque lo he hecho. He dado el paso. Me he puesto por mi cuenta.

Después de años con la idea rondándome la cabeza vi la oportunidad. Para ello, tuve que renunciar a una tercera renovación y, lo más difícil: creer en mí.

Pero, a pesar de este cambio tan importante para mí, con el que os confieso que estoy FELIZ, voy a seguir siendo la misma, y principalmente la misma profesional. Quizá no me pueda pasar tan a menudo por aquí, pero prometo que mínimo una vez al mes aquí estaré.

Mientras te animo para que me sigas en mis redes, y así la espera hasta volver a vernos no se haga tan larga.

No leeemos. ¡Adiós, adiós!